Casi 3000 horas de sol al año, convierten a Almería en el lugar idóneo para buscar la luz. Un viaje al origen para marcar un nuevo destino. Una huida de las sombras para encontrar la luz que me guie. Recorro lugares conocidos, paisajes que se vuelven a iluminar ante mis ojos. Miro en silencio lo que la luz me revela, mientras me envuelve con su magia y su calor. Los rayos de sol acarician mi cara. Cierro los ojos y los recuerdos asaltan mi cabeza en forma de imágenes de una calidez excepcional. Recuerdos que huelen a mar y a sal, llenos de luz y que hacen que me sienta mejor.


Compra el libro aquí >>