En un futuro no muy lejano Tesla conseguirá actualizar si software Autopilot a autonomía 5, lo que significa que sus coches se conducirán completamente solos.
En este escenario tiene cabida un nuevo sistema por el cual Tesla alquilaría los vehículos a sus dueños para ser usados como taxis que se conducen automáticamente. El propietario podría elegir las franjas horarias en las que no usará su coche para que se pueda prestar este servició por el que recibiría unos ingresos extra.

Partiendo de esta idea he diseñado las dos pantallas principales de esta aplicación con un diseño muy minimalista y que usa la paleta de la imagen corporativa de Tesla para proyectar una imagen de seriedad en la que predomina el negro y los grises, con acentos de color en rojo y en un azul eléctrico y tecnológico.